Únete a la revolución online de Valeria Hinojosa

compartir
Copiado!

Por: Santiago Rodriguez Tarditi

Lee el artículo en inglés aquí

Mientras nuestro planeta sigue enfrentándose al cambio climático, un ejército de voces se ha alzado desde todos los rincones del planeta.

Estos compañeros ecologistas se han hecho un lugar en esta lucha verde: algunos apoyan las energías renovables, otros abogan por el cambio de dietas basadas en plantas, algunos son expertos en compostaje y reciclaje, otros nos enseñan todo sobre el upcycling y el DIY. La lista continúa. Pero hay pocas personas que lo hacen todo, y Valeria Hinojosa es una de ellas.

@waterthruskin

Ex banquera privada, esta boliviana dejó su trabajo en la empresa el día que consiguió un ascenso. «El sueldo era estupendo, pero el sector no estaba alineado con mis valores ni mis pasiones», explica Hinojosa. «Me sentía desconectada de mi alma, así que dejé la banca para reinventarme».

Su nueva misión sería proteger la naturaleza. Fundó Water Thru Skin, una plataforma holística en la que Hinojosa comparte sencillos consejos y recomendaciones para cambiar nuestras costumbres y desarrollar un estilo de vida sostenible que sea beneficioso tanto para nosotros como para la Tierra.

Desde recetas veganas hasta ejercicios de yoga y meditación, tutoriales de germinación de semillas y decoración no tóxica para el hogar, su blog y su cuenta de Instagram son los recursos definitivos para quienes deseamos minimizar nuestro impacto negativo. También cree en el apoyo a los pequeños emprendedores a través de su empresa Lifestyle with a Conscience, donde vende productos sostenibles y de comercio justo y joyas recicladas hechas por artesanos en Bali.

La mayoría de la gente podría pensar que los influencers tienen una vida sin preocupaciones en la que todo se les da fácil, pero ese no es el caso de Hinojosa. Sus esfuerzos van más allá de publicar una bonita foto. En 2019, recaudó 200.000 dólares en 30 días a través de sus plataformas para ayudar a Bolivia en su lucha por domar los incendios forestales que consumieron más de cinco millones de hectáreas de la selva amazónica.

«Al ver las donaciones mundiales que llegaban sin parar -de 25 a miles de dólares- comprendí el poder de las redes sociales, la conciencia y la colaboración», dijo. Mientras que algunos activistas salen a la calle gritando para que se les escuche, o escriben bulliciosos reclamos en sus plataformas digitales, Hinojosa siempre recurre a la amabilidad y la compasión para compartir su mensaje, encontrándose con su público a medio camino, animándoles a cambiar paso a paso.

«Creo en el poder de la transformación colectiva; nuestra mayor arma contra la crisis climática no es sólo compartir la información científica, sino también la acción», señaló. «El cambio empieza en casa. Debemos remodelar nuestros hábitos cotidianos para que sean más conscientes y sostenibles.»

Desde el momento en que se levanta en Miami Beach, donde reside, Hinojosa comparte todo tipo de información valiosa para aquellos que buscan la transición a una forma de vida más saludable y ecológica. Desde la elaboración de leche de avena en casa o la reutilización de una vieja caja de vino (convirtiéndola en una estantería útil y sin pretensiones), hasta la denuncia de las injusticias raciales y la defensa de los derechos de la mujer, Hinojosa trabaja sin descanso, comprometida a inspirar a otros a marcar la diferencia.

Aunque regularmente está conectada -pasando de vídeos en directo a entrevistas en televisión, paneles en línea y seminarios digitales-, Hinojosa siempre encuentra tiempo para ir a la playa, pasar el rato con Blue y Coco (sus perros de rescate) y cuidar el creciente número de plantas que decoran su casa. «Tengo 33 plantas y árboles de todos los tamaños», dice, señalando con orgullo que la mayoría de ellos los propagó a partir de un esqueje original de pothos.

Su pulgar verde y su pasión por la flora y la fauna indican la conexión de Hinojosa con Bolivia, un lugar en el que quiere retirarse. «Me gustaría construir jardines comunitarios, huertos y programas de educación sobre sostenibilidad en los barrios más desfavorecidos de mi país, para que los habitantes puedan cultivar sus propios alimentos y obtener ingresos vendiendo productos frescos y orgánicos en lugar de los cultivos transgénicos que inundan el mercado».

Mientras tanto, y desde la distancia, seguirá compartiendo su viaje con personas afines, visualizando un futuro en el que todos seamos mejores seres humanos.

Eco-Guerreros Alrededor Del Mundo