Sylvia Earle: La humanidad ha ignorado los límites

Únete acá
compartir
Copiado!

Corría el año 1998 cuando Sylvia Earle, bióloga marina, exploradora y autora estadounidense, era nombrada por la revista Times como Héroe del planeta, también fue la  primera científica jefe de NOAA  (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) de su país . Su amor por el mar comenzó a los 3 años cuando sumergida en él, fue golpeada por una ola. ¿Qué pasó con Sylvia Earle desde ese momento? el océano llamó su atención de tal manera que hoy la tiene como una defensora y voz inagotable de experiencia científica  y lucha para que valoremos a nuestra fuente de vida: El Océano.

Ha dedicado su vida a estudiar la situación de los océanos. También ha colaborado en el estudio de los daños causados por varios vertidos de petróleo producidos durante la primera Guerra del Golfo o los provocados por petroleros como el Exxon Valdez o la plataforma petrolífera Deepwater Horizon.  En 2009 funda Mission Blue, una organización que creó para relevar conocimiento científico, influir en los gobiernos y establecer una red de áreas marinas protegidas en todo el planeta

 

La mujer y la ciencia 

La llaman la «Dama de las profundidades». A sus 82 años, aún se encuentra activa buceando e investigando. Su historia de perseverancia la llevó a igualar la diferencia de género en su rubro. Como investigadora de Harvard vio pegado un papel que ofrecía la oportunidad de vivir bajo el agua en las Islas Vírgenes de Estados Unidos, ahí estaba ella aplicando al Proyecto Tektite, una instalación a quince metros debajo de la superficie del mar, donde un equipo de científicos vivió sumergido durante semanas; ahí cumplió 1.000 horas de investigación. Al año siguiente, fue seleccionada para dirigir el primer equipo femenino de acuanautas en Tektite II.

En sus palabras en la revista Times contó que “La idea de que hombres y mujeres vivieran juntos bajo el agua no iba a funcionar, pero nos permitieron tener un equipo femenino, y yo era la líder. Eso me puso de nuevo en el punto de mira. Atrajimos la atención de todo el mundo. Los hombres que lo hacían, se llamaban acuanautas. Las mujeres, éramos aqua-babes, aqua-chicks, aqua-naughties. Pero no nos importaba cómo nos llamaran, mientras tuviéramos la oportunidad de ir”.

Sylvia Earle, haciendo lo que más le gusta: explorar el océano. Foto: Max

 

No importaba el nombre que les dieran a las mujeres de su equipo, era un proyecto diferente donde Earle plantaba la bandera de la ciencia y la mujer en el año 1969. Sobre esta experiencia cuenta que “El tiempo que pasamos allí fue impresionante. Era simplemente hermoso. Los peces no nos tenían miedo, a pesar de que ya habían visto primates en el agua, por ejemplo, gente que los arponeaba. Pero no estábamos allí para matarlos, así que con nosotros, cuando nos comportábamos y los tratábamos como a ellos les gusta que los traten, con dignidad y respeto, eran amistosos. Los peces sentían curiosidad por nosotros. Entonces pensé: «Haz con los peces lo que quieras que los peces hagan contigo». Y cuando los tratas así, es increíble lo que puedes ver. También es cierto cuando tratas a los humanos de esa manera.

Con latinoamérica ha tenido un gran relación en el Archipiélago Humboldt que fue designado «Hope spot» («Lugar de esperanza») para los océanos del mundo por la fundación internacional Mission Blue que dirige Earle. La que se sumó formalmente a la Alianza Humboldt, la red de ONG que busca proteger el ecosistema de ese archipiélago, el hogar del 80% de los ejemplares de pingüinos de Humboldt, una especie en peligro de extinción. 

Paremos la minería submarina junto a Sylvia Earle

Hoy Sylvia Earle nos acompaña en la moratoria para evitar la minería submarina. Juntos evitemos el próximo desastre climático antes de que empiece. Para que el océano y nuestro planeta aseguren un lugar para las futuras generaciones.

 

 

Firma la petición que será enviada a la ONU exigiendo 10 años de moratoria

Eco-Guerreros Alrededor Del Mundo