Los científicos advierten sobre el impacto de la minería submarina

ÚNETE ACÁ
compartir
Copiado!
Por JENNIFER KENNEDY
Traducido por TOPus
Lee el artículo en inglés aquí

Ubicados entre el lecho marino y la zona iluminada por el sol cerca de la superficie del océano, los vastos ecosistemas de aguas medias y profundas son el hogar para una gran cantidad de extrañas criaturas de otro mundo.

Estas criaturas incluyen a los gusanos erizados del género Tomopteris, típicamente transparentes que asumen el color de la presa que han comido. O crustáceos cuya cabeza tiene forma de lanza. Estos inusuales animales se adaptan de manera única a la vida en las aguas medias que representan el 90 por ciento de la biósfera, contienen una biomasa de peces 100 veces mayor que el total de la captura anual en el mundo y es uno de los lugares menos conocidos del planeta.

Sin embargo, un artículo publicado en el mes de julio en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) sostiene que la minería submarina presenta importantes riesgos para los ecosistemas de aguas medias que deben evaluarse adecuadamente. Aunque la extracción minera de aguas profundas aún no es una realidad, si es una posibilidad que se acerca cada día más a una realidad. La Autoridad Internacional de los fondos Marinos ( ISA), el organismo intergubernamental responsable de regular la minería submarina en áreas fuera de las jurisdicciones nacionales, está desarrollando regulaciones de explotación de minerales que culminarían a finales de este año.

Biodiversidad animal en aguas medias: calamar, peces, camarón,copépodos, medusa, jaleas filtrantes y gusanos marinos están entre las criaturas de aguas medias que se podrían ver afectadas por la minería submarina. . Fotos por E. Goetze, K. Peijnenburg, D. Perrine, Hawaii Seafood Council (B. Takenaka, J. Kaneko), S. Haddock, J. Drazen, B. Robison, DEEPEND (Danté Fenolio), y  MBARI.

ISA también ha autorizado 30 contratos de exploración a compañías estatales y privadas.  Cubriendo 1.5 millones de kilómetros cuadrados de fondo marino, estos contratos permiten la exploración de nódulos de manganeso del fondo marino abisal, sulfuros polimetálicos cerca de respiraderos hidrotermales y costras ricas en cobalto en los montes submarinos.

Mientras el impacto potencial varía dependiendo del tipo de recurso que se está siendo minado, el artículo sugiere que la dispersión de barro y químicos causados por la minería podría afectar la vida marina a cientos de kilómetros del sitio de extracción.

“De lo que estamos preocupados sobre el ecosistema de las aguas medias es de la descarga de barro , agua de mar y potenciales químicos que saldrían con el mineral”, dice Jeffrey Drazen, un profesor del Departamento de Oceanografía de la Universidad de Hawaii de Manoa, autor principal del artículo.

Las estrategias de minería submarina implicarán el levantamiento desde el fondo marino de minerales y sedimentos que serán puestos en barcos y separados en un proceso llamado deshidratación. Los desperdicios sobrantes serían descargados sobre el océano.

“Las compañías mineras difieren en lo que proponen hacer, pero [los desperdicios de la deshidratación] podrían ser descargados en cualquier lugar en la columna de agua debido a que no hay regulaciones sobre en que lugar pueden ser descargados”, añade Drazen.

La minería submarina podría afectar al atún, pescaderías comerciales y al suministro de comida del mar para los humanos. Algunas especies de atún varían en la profundidad del mar y migran verticalmente en la columna de agua, el atún de ojos grandes nada en profundidades de hasta 600 metros para poder alimentarse. Las partículas tóxicas descargadas en la zona mesopelágica- también conocida como la zona del crepúsculo comprende desde los 200 hasta los 1000 metros debajo de la superficie marina-  podría hacerse camino en la red de alimento y potencialmente impactar la salud humana a través de la bioacumulación.

Otra preocupación es cómo las partículas del  barro descargado podrían impactar en las especies que se alimentan por filtración como por ejemplo algunos animales gelatinosos y larvaceos, un tipo de tunicate de nado libre de cuerpo transparente parecido a los renacuajos. Estos animales, esenciales para la cadena alimenticia, viven en aguas muy claras además de en la nieve marina, un detrito orgánico que incluye a animales muertos y material fecal. La nieve marina es una importante fuente de alimento para las criaturas que se alimentan a través de animales filtradores.

Drazen dice que estos animales “ hacen o usan mallas de filtración muy frágiles para filtrar partículas fuera del agua” y que esos “ filtros podrían obstruirse” con partículas de barro producidas por la minería submarina.

“ Los animales que trabajan a través de la columna de agua y agarran las partículas de nieve marina orgánica podrían no examinar cuidadosamente muchas partículas que son sólo barro y no tienen valor nutricional” explica Drazen.

Los animales que usan comunicación visual y señalética bioluminiscente en las profundidades de las aguas medias también podrían verse afectadas por la minería submarina.

Como Drazen explica: “ En la zona mesopelágica, aún existen luces necesarias para que los animales se vean unos a otros y juega todo tipo de trucos visuales con la bioluminiscencia. La mayoría de los organismos crean su propia luz, ya sea para interactuar unos con otros o para hacer trucos visuales y camuflarse en la luz tenue de ese medio ambiente”.

Las plumas de sedimento producidas por los vehículos colectores en el suelo marino podrían reducir  estas habilidades visuales de comunicación y señalética bioluminiscente, en la que confían estos animales  para atrapar a sus presas  y reproducirse.

Los autores de este artículo debaten que  las medidas de manejo precautorio deben ser tomadas ahora para evitar dañar el ecosistema de las aguas medias causado por la minería submarina. Kristina M Gjerge es la asesora senior de alta mar de la IUCN para Marina Global y el Programa Polar, miembro de la junta ejecutiva de la Iniciativa de Administración de Océano Profundo y coautora del artículo. Ella dice, “Hay muchas formas diferentes de caminos que la gente sugiere para ejercitar la precaución y estas varían desde hacer nada hasta hacer investigación y hacer un poco de experimentación. Ellos no sugieren que uno avanza a toda velocidad y va adoptando un enfoque de gestión adaptativo porque a menudo con este tipo de daños , uno no puede repararlos después”.

Los autores sostienen que los estudios deben incluir la columna de agua entera, especialmente las zonas batipelágicas y abisopelágicas ubicadas entre los 1000 metros y justo sobre el fondo marino. De acuerdo al artículo, el testeo de las aguas medias para medir el impacto en los ecosistemas están incluidos  en las recomendaciones de ISA. Aunque la data recogida por los contratistas parece ser muy limitada. Sin embargo, Drazen dice que algunas compañías mineras están empezando a hacer investigación de las aguas medias en sus estudios medio ambientales de base.

Mientras tanto, en mayo, la campaña de minería submarina y MiningWatch Canadá publicaron  un reporte conjunto en donde se examinan los impactos potenciales de la minería en nódulos polimetálicos en el Océano Pacífico, en donde más del 50 por ciento de los contratos de exploración han sido galardonados.

Analizando más de 250 artículos científicos revisados por pares, el reporte argumenta que la minería destruiría hábitats en lugares de extracción y también impactaría potencialmente a los ecosistemas de aguas medias.

El reporte también advierte lo poco que se sabe del impacto medioambiental, social y económico de la minería submarina,  los autores hacen un llamado a una moratoria en minería submarina, afirmando que hasta que  no haya certeza en los riesgos que implica, no se puede seguir adelante. 

Eco-Guerreros Alrededor Del Mundo