El estrés de La Araucaria, árbol ancestral y resiliente

compartir
Copiado!
Por Pilar Ríos

 Miran hacia el cielo, sus copas en forma de paraguas están preparadas para recibir y acunar la nieve, la que cada vez llega menos a visitarlas. Cada vez nieva menos , los ríos llevan menos agua, llueve menos, lla ausencia de precipitaciones las deja esperando el territorio que acostumbran habitar.

Su nombre Araucaria viene del  pueblo originario Mapuche, llamado también Pehuenche que significa “gente del pehuén”. Los Mapueches o Pehuenches habitan a ambos lados de la cordillera de los Andes en el centro-sur de Chile y el sudoeste de Argentina, quienes lo conocen como Pehuén, un árbol sagrado que tiene una relación directa con el equilibrio de la vida y su destino. 

Independiente del cambio de condiciones ambientales mencionadas, esta especie esta especie ocupa unas 300.000 hectáreas en Chile (50.000 menos que hace tres décadas) y unas 150.000 en Argentina.  

Cuenta la leyenda que hubo un año de mucha hambruna, los jefes de la tribu ya no sabían qué hacer para conseguir comida, y para mantener a los niños ocupados los mandaron al bosque a recolectar algún alimento. Al llegar de vuelta los niños llegaron con las manos vacías, a excepción de uno de ellos que trajo en su bolso muchos piñones de Araucaria, diciendo que un anciano se los había dado. Así fue como la tribu pudo sobrevivir a la terrible hambruna, alimentándose de los piñones del pehuén, fue tanto el impacto que causó este nuevo alimento, que su nombre fue adoptado por el pueblo como el nombre que los representaría: Pehuenche.

Una especie resiliente que se adapta 

Sabemos que ha evolucionado por cientos de millones de años y sus enormes ejemplares pueden vivir más de un milenio. Este árbol longevo y perenne crece lento, es un fósil viviente con una larga historia que contar, la Araucaria madre alcanza una edad cercana a los 1800 años.

Una milenaria sobreviviente de una serie de factores ambientales a la que muchas especies no sobrevivieron. Desafía el tiempo adaptándose a su medio, con una dura corteza para  protegerse de los incendios que genera la vulcanización y asilandose también de algunas hortilidades medioambientales. Siempre verde, capaz de crecer hasta 50 m de altura, posee un tronco cilíndrico y muy recto, de hasta más de 2 m de diámetro.

El Pehuén o Araucaria es considerada una especie dióica, lo que implica que existen ejemplares machos y hembras. Sus semillas son los piñones, una especie de “nuez” comestible, de alto contenido nutricional y muy utilizada en la gastronomía pehuenche; sin embargo para poder cosecharlas hay que ser pacientes: sólo comienzan a producirlos alrededor de los 25 años de edad.

Qué está matando a la Araucaria

La capacidad de recolonizar espacios le toma cientos de años, por eso la actual disminución de especies encontradas, es una alarma, sobretodo presenciando que su población está reducida a un 50% de su superficie original. Una de las hipótesis habla de un “estrés ambiental” que predispone a las araucarias a la acción de agentes,antiguamente inocuos,  pero que en la actualidad su condición podría ser letal. 

Un hongo bacteria que antes se extinguía con la nieve hoy está limitando sus posibilidades de reproducción.  La especie fue detectada en enero de 2016, cuando los guardaparques advierten una extraña y masiva mortalidad cuando el color verde de las ramas inferiores de algunas araucarias, de verde pasaron al café y del café al ocre. De la vida a la muerte.

Según la FAO, la Universidad California-Davis y el Servicio Forestal de Estados Unidos. La sequía y los cambios de temperatura podrían afectar al “pino araucano”, volviéndolo más sensible a químicos que antes no le hacían daño.

Soluciones

Una de las soluciones que se está experimentando es reproducir esta especie en viveros, un ejemplo es el centro de cultivo Carlos Douglas del sur de Chile donde crecen más de 65 mil plantas que esperan conservar este árbol milenaria.

En este lugar, se están reproduciendo 418 árboles “madre” para, en el futuro, colocarlas en distintos lugares. La prioridad son aquellos donde la araucaria crece naturalmente. Pero, además, están contemplados otros sitios donde el clima les brinde mayores posibilidades de sobrevivencia, considerando el cambio climático y que la distribución de estas especies se trasladó más al sur.

Lo cierto es que la Araucaria  ha acompañado al planeta en todas sus épocas, incluso fueron un componente importante del paisaje en los tiempos en que la tierra estaba habitada por dinosaurios. Sobreviviente de incendios, deforestaciones y un nuevo desafío “el cambio climático”.

Documental

“Pewen: Dirá la Tierra” es un documental que llama a oír la voz de la Araucaria sobre el rol biocultural de la araucaria y en el que a través de múltiples miradas, se aborda la enfermedad que hoy padece esta especie; árbol sagrado para los pueblos originarios Pewenche, que se encuentra en peligro de extinción. Míralo aquí

Eco-Guerreros Alrededor Del Mundo