El campo de batalla de la deforestación en Latinoamérica

compartir
Copiado!
Por Pilar Ríos.

Según el reporte  de WWF “Frentes de deforestación; impulsores y respuestas en un mundo cambiante, la deforestación avanza en 24 frentes mundial, de los cuales 9 están en Latinoamérica. El mapa de la deforestación aparece a los ojos de todos como un campo de batalla y una lucha que aparentemente no ha sido tomada en serio. Por cierto el incierto 2020 nos llevó a plantearnos algunas interrogantes con respecto al cuidado de nuestro ecosistema y en este contexto aparecen informes poco alentadores que posicionan a la región en el centro de la discusión de la deforestación  como un continente con un campo minado que explota silenciosamente.

En el reporte de WWF, se analizan 24 lugares que tienen una concentración significativa de puntos críticos de deforestación y donde grandes áreas de bosque remanente están amenazadas. El reporte identifica 12 impulsores de deforestación, entre los que la agricultura a gran escala se ubica como la mayor causa detrás de la pérdida de bosques alrededor del mundo, con áreas boscosas despejadas para dejar espacio al ganado y los cultivos. En América Latina, la ganadería, la agricultura a gran escala, la minería, la infraestructura de transporte y los incendios se resaltan como los mayores impulsores. Entre las zonas con más altas tasas de deforestación están en la Amazonia en Brasil, Colombia, Perú, Bolivia, Venezuela/Guyana; otro en el Gran Chaco (Paraguay/Argentina);  en el Cerrado (en Brasil); uno en Chocó-Darién – Colombia/Ecuador; y otro en la Selva Maya (México/Guatemala).

Te preguntarás por qué la importancia de este informe y la respuesta es más que convincente; lo cierto es que el beneficio que los bosques representan está a la vista, más que un lugar de relajo y contemplación son una herramienta de supervivencia de nuestro planeta. 

El hogar físico y espiritual de muchos sangra por sus venas en una latinoamérica que queda impávida a su dolor “Es hora de valorar lo que la naturaleza nos proporciona, y el enfoque clave para dicha acción debe ser nuestros bosques. Tal como este informe indica, necesitamos de una acción colectiva para implementar soluciones integradas y adaptadas a contextos diferentes, que funcionen para la gente y la naturaleza”  Afirma Marco Lambertini, Director General WWF International.

Existe una necesidad imperiosa de cambiar nuestra relación con la naturaleza, el reporte también deja en evidencia el papel de la deforestación y la degradación forestal como los principales impulsores de las enfermedades zoonóticas. Cuando están sanos, los bosques son un amortiguador contra enfermedades como el Covid-19. Pero cuando los bosques son atacados, sus salvaguardas se debilitan, ocasionando la propagación de enfermedades.

Eco-Guerreros Alrededor Del Mundo