Defensa y muerte por un pueblo mágico: Wirikuta

4 semanas ago
octubre 1, 2020
Por Pilar Ríos F.

Esta es la historia de un territorio sagrado llamado Wirikuta, un lugar ancestral de práctica chamánica que se encuentra en el desierto de Chihuahua en México. Es codiciado por muchos y defendido por su pueblo Wixárika, donde sus habitantes son conocidos como los Huicholes, los últimos guardianes del Peyote.

Se habla de este territorio  como la matriz de la vida donde se concentran los conocimientos, se encuentran las esencias de la vida y el nacimiento del Sol, el comienzo del mundo. De  esta hermosa descripción, surge una disputa, por un lado un tesoro milenario y a su vez una riqueza amenazada por las mineras y agroindustria.

Con una riqueza ecosistémica repartida en 80.000 hectáreas, este es el punto de mayor diversidad de cactus del desierto Chihuahuense, uno de los centros más importantes de biodiversidad de México. En la actualidad, la sobre explotación minera supone una seria amenaza para la preservación de este hábitat, que alberga múltiples tipos de cactáceas, coyotes, cascabeles o venados, entre otros. 

La minería requiere masivas cantidades de agua, en un lugar donde ya de por sí es escasa. Hoy existe una disputa legal para evitar que el 70% de área natural protegida sea sujeta a explotación minera.

El encuentro de dos mundos

Esto es una lucha de territorio donde coexisten dos mundos. Uno quiere preservar lo natural/ancestral y otro, la minería, no necesita de comunidades, porque son un estorbo para su desarrollo. 

Un poco de historia para entender cómo llegan a reunirse estos dos mundos opuestos. Desde fines del siglo XVIII hasta fines del siglo XX fue el período de la fiebre del metal, en donde surge el importante centro minero extractor de plata Real de Catorce, población antiguamente minera y actualmente reconocida como polo turística ubicada en el corazón de la Sierra de Catorce, en Wirikuta.

A pesar que el territorio de Wirikuta fue incluido por la Unesco en la Red Mundial de Lugares Sagrados Naturales, en el 2009 el entonces presidente Felipe Calderón otorgó 22 concesiones a la empresa First Majestic Silver, las cuales comprendían más de 6 mil hectáreas, con al menos 70% en territorio Wixarika, incluyendo uno de los centros ceremoniales más sagrados para el pueblo Huichol.  Desde ese entonces la disputa por el territorio ha estado más presente y se ha ido volviendo más violenta. 

Defensa y muerte

En esta lucha existen víctimas que alzan su voz para evitar ser despojados de sus bienes comunes naturales y culturales; los pueblos se han organizado, lo que ha desatado una cacería contra las y los defensores por parte de empresas y crimen organizado.

La desprotección de quienes ejercen el activismo medioambiental ha tocado a Wirikuta y ha cobrado vidas de los guardianes de la tierra sagrada: Paulina Gómez, Miguel Ángel Vazquez, Agustín Vazquez, Margarito Díaz González han perdido sus vidas por la defensa de su territorio.

Paulina Gómez 

El 22 de marzo de este año 2020, en El Salvador, Zacatecas, fue encontrado el cuerpo de Paulina Gómez, “guardiana del territorio sagrado de Wirikuta, y amiga del pueblo wixárika”. Protectora de la tierra que luchó en contra de las explotaciones mineras en el “territorio sagrado” para los Wirikuta.

Miguel Angel Vázquez

En mayo del 2018 fue asesinado Miguel Vázquez, por parte de las mineras canadienses; miembro activo de la defensa de los lugares sagrados del Pueblo Wixárika, líder Huichol que se enfrentó junto a su pueblo al despojo de sus tierras sagradas en Wirikuta,. 

Agustín Vázquez 

En mayo de 2018, fue asesinado en conjunto con su hermano Miguel. Agustín comprometido con su comunidad, luchaba por los derechos humanos del pueblo nativo y a favor de la defensa del territorio.

Margarito Díaz González

El 8 de septiembre del 2018 fue asesinado Margarito Díaz, defensor indígena de los derechos humanos. Líder espiritual e integrante de la Unión Wixárika (Huichol) de Centros Ceremoniales de los estados de Jalisco, Durango y Nayarit.

 

Nuevos guardianes se unen a la defensa de Wirikuta 

Toda historia tiene dos caras, así surge una iniciativa que nace del Colectivo AHO, para contribuir al cuidado del territorio, llamado Wirikuta Fest. Un festival que alza la voz con el lema “Wirikuta no se vende, se ama y se defiende” con el objetivo de dar a conocer la problemática ecológica y social de la región, además de la recaudación de fondos para su ayuda. 

Músicos, comunicadores, audiovisuales, fotógrafos, artistas gráficos, sanadores, ecologistas, entre otros, solicitaron a los medios de comunicación difundir el mensaje del festival para que más personas se sumen a la lucha, y así poder salvar a uno de los ecosistemas más ricos de México.

Sabemos que esta masacre no puede seguir sucediendo y esperamos que los esfuerzos de tantos y esta nueva visión de mundo despierto y consciente en la que estamos viviendo, puedan balancear armónicamente el desarrollo industrial con la naturaleza y sus pueblos, sin seguir vulnerando espacios sagrados y mundialmente reconocidos.

#wirikutanosevende #nuncamas #guardianes #quenocuestelavida #wirikutafest #mexico #huichol