Cinco tecnologías para cambiar el océano

compartir
Copiado!

Limpieza progresiva de plástico oceánico, con alta tecnología y redes más inteligentes

By: Fermín Koop 

Lee el artículo en inglés aquí

El océano cubre más del 70% de la superficie de nuestro planeta, proporciona sustento y alimento a más de tres mil millones de personas y aporta trillones de dólares a la economía global cada año. Sin embargo, para muchos, el océano sigue estando  fuera de nuestra vista y, como consecuencia, fuera de nuestra mente.

Esto está generando una gran crisis. La mayoría de las pesqueras del mundo ya han extraído al límite o más allá. El océano ha mitigado nuestros impactos en el clima, absorbiendo más del 30% de nuestras emisiones de CO2, pero esto ha provocado que el agua sea más cálida y ácida. Y cada año arrojamos alrededor de ocho millones de toneladas de plástico al océano.

Los gobiernos han acordado una ambiciosa agenda global sobre océanos como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El ODS 14 establece un amplio conjunto de objetivos para una mejor gestión de los recursos oceánicos, incluida una mejor gestión de las grandes y pequeñas; y protección de recursos marinos clave.

Para que esto suceda, la tecnología tiene un papel importante que desempeñar. Una serie de sensores avanzados que proliferan rápidamente transportados por flotas de satélites, drones oceánicos y redes de pesca, está produciendo una avalancha de nuevos datos. Nuevas técnicas analíticas como la inteligencia artificial traducen estos datos, proporcionando nuevas herramientas para gestionar los recursos oceánicos.

Echemos un vistazo a cinco tecnologías e innovaciones que pueden ayudarnos a limpiar y proteger el mar y asegurar su supervivencia.

Limpiando el océano

Limpiar los océanos parece una tarea imposible de realizar. Incluso con redes, recolectar la inmensa cantidad de plástico que flota en el agua llevaría miles de millones de años y dólares. Pero un joven de 20 años, llamado Boyan Slat, no está de acuerdo con eso, por lo que comenzó The Ocean Cleanup, con el objetivo de eliminar el 90% del plástico del océano para 2040.

Para hacerlo, Slat decidió utilizar largas barreras flotantes que funcionan con las corrientes oceánicas para recolectar la basura de forma pasiva. Como la mayor parte de la corriente fluye por debajo y el plástico flota en la parte superior, esta tecnología evita la captura incidental de peces y otras especies marinas. Está diseñado para implementaciones a gran escala y cubre millones de millas cuadradas.

Slat describió el proceso. “¿Por qué moverse a través de los océanos, si los océanos pueden moverse a través de nosotros? Se me ocurrió un sistema pasivo de barreras flotantes que se adjunta al fondo marino y se orienta en forma de V. Las barreras primero atrapan y luego concentran el plástico, lo que permite que una plataforma extraiga de manera eficiente el plástico una vez que llega al centro de la V ”.

Etiquetado de alta tecnología

La investigación sobre el marcado de animales se ha disparado en las últimas dos décadas, con resultados prometedores para la vida marina. Las etiquetas electrónicas son muy pequeñas y ahora pesan menos de un centavo. Sirven para cualquier tipo de criatura, sin importar su tamaño, y transmiten datos sobre movimientos, patrones de migración e interacciones entre la vida silvestre a satélites y estaciones receptoras.

Los científicos han podido estudiar animales que van desde smolts de salmón de seis gramos hasta ballenas de 150 toneladas y todo lo demás. Los datos recopilados han mejorado nuestra comprensión de la ubicación de los animales y las estimaciones de la población, así también descubren cómo responden al cambio climático y a las intervenciones  provocadas por el hombre, como la contaminación plástica.

«Colocar etiquetas en los animales marinos ha permitido que el animal nos muestre su verdadero rango, uso del hábitat, movimientos y comportamiento de búsqueda de alimento, y sus corredores de migración», dijo Michael Weise, gerente de programa del Programa de Biología y Mamíferos Marinos de la Oficina de Marina. Investigación.

Redes más inteligentes

Cada año, millones de peces muertos son arrojados al océano. Las razones son varias: Demasiado jóvenes y pequeños o fueron atrapados de manera insegura y terminan muriendo porque están muy estresados ​​por haber sido atrapados. Es una práctica insostenible y derrochadora cuando gran parte de la población mundial depende de ellos para alimentarse. Pero por suerte se están buscando soluciones. 

Una alternativa tecnológica surge de la asociación entre científicos y empresas pesqueras de Nueva Zelanda. Precisión Seafood Harvesting utiliza redes de arrastre de alta tecnología para identificar y capturar especies de peces específicas en lugar de utilizar las tradicionales redes extensas que atrapan todo lo que encuentran a su paso. Lo que mantiene más peces vivos, saludables y sostenibles.

Otra empresa, Safety Net Technologies, creó una red de arrastre destinada a asegurarse de que otras especies marinas no queden atrapadas en las redes de pesca. Se puede adaptar a los equipos de pesca existentes, usa menos combustible y causa menos daño a los fondos marinos, y tiene anillos de escape especiales que permiten que los peces salgan.

Robots del Océano

Durante años, los científicos han utilizado máquinas similares a los robots para explorar las profundidades del océano donde los humanos no pueden llegar. Ahora pueden controlar los robots sobre el agua y enviarlos con luces, sensores y herramientas para traer muestras, tomar fotos y explorar el lecho marino y sus criaturas que viven en las profundidades.

Un ejemplo es el Wave Glider SV3, un robot autónomo que funciona con energía solar fabricado por la startup Liquid Robotics. El SV3 es la versión actualizada del SV2 original, que utiliza el suministro inagotable de energía del océano como propulsión para recopilar datos durante las misiones que pueden durar hasta un año. Ambos tienen Wi-Fi a bordo, así como también la capacidad de almacenar una gran cantidad de datos.

“Al brindar la capacidad de implementar Wave Gliders en la mayor parte del planeta y entregar datos oceánicos de una manera nueva y rentable, estamos permitiendo un acceso amplio a la exploración oceánica asequible”, dijo Bill Vass, director ejecutivo de la compañía. «Los clientes de SV3 tienen una ventaja competitiva para capturar datos en las condiciones oceánicas más desafiantes».

Cámaras inteligentes

Investigadores de la Universidad de California en San Diego (UCSD) construyeron una cámara artificialmente inteligente destinada a monitorear y rastrear especies marinas en peligro de extinción. El sistema sumergible graba un video cuando escucha una vocalización creada por un animal marino y produce datos relevantes para el monitoreo biológico.

La SphereCam tiene seis cámaras orientadas en las caras de un cubo y proporciona una vista de 360 ° del entorno circundante. Puede funcionar con pilas durante semanas sin mojarse. Primero fue creado para monitorear la marsopa vaquita, pero ahora los investigadores lo están usando para estudiar una amplia gama de especies.

Para Antonella Wilby, quien desarrolló la SphereCam, el proyecto se basa en su visión como ingeniera para crear herramientas que ayuden a todos los campos de la ciencia. Su objetivo principal es «resolver problemas en el campo de la robótica y aplicarlo a la exploración del océano y el resto del mundo», dijo en un comunicado.

 

Eco-Guerreros Alrededor Del Mundo