10 cosas que no sabías sobre la vida en las profundidades marinas

1 mes ago
agosto 21, 2020
Por Ruth Fein Revell

Traducido a español por equipo The Oxygen Project. ES

Es sabido que en las profundidades marinas – 200 metros y más- rondan temperaturas al punto de congelación, por su cercanía con el suelo oceánico. Parece insólito que existan seres vivos que sobrevivan en esas condiciones extremas, pero más insólito aún es que estén en riesgo. 

Es ampliamente conocido que la biodiversidad en las profundidades de los océanos es  extraordinaria y abundante. Hoy esa biodiversidad está amenazada por un tratado que van a votar los países miembros de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, que permitiría la explotación minera en la “zona de penumbras” un mundo nuevo e inexplorado que podría darnos pistas sobre el origen de la vida en la tierra. 

Los científicos afirman que esta explotación podría ser devastadora para la vida marina, para el medio ambiente y aumentar los efectos del cambio climático.  Por eso, parar este desastre queremos dar a conocer las diez razones por las cuales todos deberíamos preocuparnos de parar la minería submarina ahora:

  1. Los científicos están empezando a estudiar muchas de las especies que viven en las profundidades de nuestros océanos, desde la espectacular fauna que contempla anémonas de mar, hasta los singulares gusanos y pulpos e incontables especies por descubrir.
  1. En cada expedición a las profundidades marinas se recogen nuevas especies inexploradas por la ciencia, tan raras que no se cree que vivan en ningún otro lugar. Por ejemplo, las ballenas con pico y los cangrejos yeti sólo fueron descubiertos los que fueron descubiertos estos últimos 20 años.
  1. Subir y bajar de las profundidades del mar es una aventura que maravilla lleno de sombras oscuras, cráteres ocultos y picos altos con grietas. Si bien sus ecosistemas están dominados por corales, esponjas y otros filtradores, también es el hogar de grandes animales como el atún y los tiburones, e incluso delfines y tortugas marinas.
  1. Enormes montañas volcánicas submarinas llamadas montes submarinos profundos se elevan del lecho marino. No sólo albergan tortugas, cangrejos y otros crustáceos como el camarón, sino que también son zonas de alimentación para muchos peces.
  1. La montaña más alta de la Tierra es un monte submarino llamado Mauna Kea, un volcán inactivo que se hunde 5.500 metros bajo la superficie del océano Pacífico, que mide más de 9.000 metros desde su base hasta su pico de más de 4.000 kilómetros de altura en la isla de Hawai.
  1. Existe una «zona crepuscular» entre  200-1000 metros debajo del área del océano, donde hace frío y la luz es tenue, que sólo se ilumina por los destellos de luz  producidos por organismos vivos,  a través de un proceso llamado bioluminiscencia.
  1. La zona del crepúsculo (o la media agua) está llena de vida. Según algunos estudios recientes, este espacio es diez veces más abundante de lo que se pensaba. Sugieren que la biomasa de peces en la zona del crepúsculo ¡puede ser más que la sumatoria de todo el resto del océano!.
  1. Según la Institución Oceanográfica de Woods Hole, la mayor migración animal de la Tierra parece tener lugar bajo el agua e incluye animales de tamaño microscópicos hasta los más grandes del planeta. Algunos organismos pasan su vida en las oscuras profundidades del mar profundo, pero otros viajan cientos o incluso miles de kilómetros cada día. Una gran cantidad de pequeños animales conocidos como zooplancton, crustáceos más grandes, peces, calamares y muchos tipos de animales gelatinosos como las medusas; se desplazan regularmente hacia y desde la superficie, alimentándose en las aguas superficiales por la noche para luego regresar «a casa» antes de convertirse ellos mismos en la presa de un depredador cuando llega la luz del sol.
  1. «Visiones de fantasía o ciencia ficción» es como se describen a menudo muchas escenas de cine cuando hablan de animales en las profundidades marinas. Esto es particularmente cierto en la zona del crepúsculo, donde algunos de sus habitantes parecen inquietantemente prehistóricos. Aunque la mayoría de los peces que viven en esta zona tienen sólo unos pocos centímetros de largo, todavía se consideran una fuerza poderosa en el océano. Un ejemplo es el Bristlemouth, un pequeño pez de la zona media con mandíbula relativamente grande llena de dientes espinosos. Según se informa, es el vertebrado que más abunda en la Tierra.
  1. El movimiento de los animales ayuda a transportar enormes cantidades de carbono desde las aguas superficiales hasta las profundidades del océano, lo que contribuye a regular la crisis climática.

La protección de las especies de las profundidades marinas de todos los tamaños y formas no sólo es fundamental para el planeta y para el equilibrio de la naturaleza bajo la superficie, sino también para el manejo y  cantidad de información que los científicos aún no disponen. De hecho, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) dice que aunque el océano ocupa alrededor del 71% del espacio de la tierra, el 95% de ese océano está todavía completamente inexplorado. 

Por lo que sabemos, es probable que haya recursos genéticos irremplazables que podrían desempeñar un papel fundamental en la medicina moderna y en los procesos industriales de hoy y de mañana. 

Junto con otros defensores y científicos internacionales, un informe reciente de los científicos de Fauna & Flora International (FFI) recomienda encarecidamente una moratoria de la explotación minera de los fondos marinos porque es probable que cause «una importante perturbación de los sistemas de apoyo a la vida en el océano, captura de carbono y una pérdida de biodiversidad». El informe añade: «Estamos empezando a apreciar la medida en que la vida en las profundidades marinas también afecta a la salud de los sistemas planetarios de los que todos dependemos».

Paremos juntos la minería submarina mira cómo puedes ayudar en este link https://bit.ly/3gR3CR5

Conoce más sobre la minería submarina aquí

El último santuario natural amenazado por los intereses de algunos

Razones por la que la minería submarina destruirá nuestros océanos

El próximo desastre climático del que nadie habla